Almohada ¿Usas la correcta?

La mejor almohada

Una buena almohada puede suponer un antes y un después en el descanso, y es que nos puede ayudar desde a conciliar mucho mejor el sueño hasta incluso acabar con esos dolores de cervicales, brazos, espalda, que nos han venido acosando durante tanto tiempo

El objetivo de usar una almohada es mantener la cabeza en una posición de alineación con la columna. Esto significa que cuando estás dormido tu cabeza estará reposada en ángulo recto con los hombros (sin estar doblada demasiado lejos adelante o detrás). Al final del artículo te dejamos un vídeo sobre elegir la mejor almohada, échale un vistazo.

almohada

Depende de la postura

Si duermes de lado. (la posición más común del sueño): debes tener una almohada alta que pueda llenar el área entre tu oído -apoyado en la almohada- y tu hombro -reposado en el colchón-.

Si duermes boca arriba. debes asegurarte de que tu almohada es baja y ya que apoyas principalmente el cuello. Así te aseguras de que el cuello no está forzado demasiado adelante.

Si duermes boca abajo. lo primero que debes hacer es cambiar tu posición al dormir. Dormir apoyando el estómago en colchón te hace doblar el cuello hacia atrás en una posición muy poco natural. Pero si piensas que ere incapaz de cambiar de posición, entonces la almohada debe ser lo más plana posible.

postura dormir almohada

¿Cuál es el mejor relleno?

Los más habituales son de pluma, de látex, sintéticos o de espuma

Látex. Puede ser sintético, de origen natural o mezcla de ambos. Este tipo de almohada ofrece una buena sujeción de la cabeza, lo que la hace muy adecuada para quien duerme de lado o para personas corpulentas. El látex admite bien los movimientos, y es también adecuado para quienes tienen alergia a los ácaros. Su precio oscila entre 20 y 80 euros.

Sintético. Normalmente este tipo de rellenos es de fibra de poliéster, transpirante. Es una almohada blanda, muy adecuada para personas muy delgadas, para niños y no presenta problemas de alergia. Son económicas: cuestan de 7 a 30 euros.

Pluma y plumón. Las plumas son de oca o de pato. Las almohadas con relleno de plumas son blandas, se deforman, pero vuelven rápidamente al punto de partida. No sujetan bien el cuello. Este tipo de almohada está más pensado para los que duermen boca abajo…, pero no es indicado para personas muy robustas, ni tampoco para quienes se mueven mucho mientras duermen. Tampoco es apto para persona alérgicas, ni para niños pequeños. El precio de una almohada de pluma va de 15 a 60 euros.

Espuma. Las almohadas de relleno de espuma son normalmente de poliuretano. Muchas tienen “efecto memoria (memory foam)”, es decir, durante unos segundos mantienne la forma de cabeza y cuello aunque cambie de postura, lo que hace que no sea muy adecuado para quien se mueve mucho. Sí que va perfectamente para los que duermen de lado. El precio de estas almohadas oscila entre 12 y 100 euros.


¿Cada cuánto tiempo deberías cambiar tu almohada?

Si se dan algunos de estos factores deberías plantearte el cambio: cuando esté rota, cuando la veas deforme, cuando este sucia, cuando nos notemos con dolor de cuello. ¡Date un capricho e invierte en descanso!

         

¿Sabías la existencia de almohadas específicas para embarazadas?

Los comentarios son impresionantes, duermen mucho mejor y son más adaptables a las necesidades del momento, ¡Pruébala!


Aquí tenéis, el vídeo con consejos para elegir la almohada perfecta.

Si te resultó de utilidad o simplemente quieres darnos tu opinión, déjanos tu comentario, lo agradeceremos mucho. También nos gustaría que  compartieses el artículo 🙂

¿Te apetece saber más? te recomendamos el siguiente artículo:

¿Has tenido últimamente dolor de cuello? Lee esto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *