Meditación para dormir bien

Usando la meditación para dormir bien

Una de las fórmulas que se pueden usar para tener una vida más amena, sencilla y tranquila es meditar.

Los usos de la meditación te pueden ayudar en muchos aspectos, y uno de ellos es dormir.

Y aquí os dejo un pequeño ejercicio de meditación para dormir bien que encontré en la siguiente web https://www.relajemos.com

El ejercicio es el siguiente

Esta meditación alterna para dormir, consiste en la fijación de la respiración por la ventana de la nariz y en la observación del aliento. Sigue estos pasos:

  1. Justo antes de dormir, siéntate cómodamente en tu cama y toma algunas respiraciones suaves.
  2. Deja que tu palma de la mano izquierda descanse sobre el muslo y lleva tu mano derecha hacia la nariz
  3. Descansa suavemente los dedos índice y medio de la mano derecha por encima entre las cejas y relaja el hombro y el brazo derecho
  4. Inhala por la fosa nasal izquierda, mientras que con el pulgar de tu mano, bloqueas la fosa nasal derecha y luego exhala lentamente a través de ambas fosas nasales
  5. Ahora bloquea la fosa nasal izquierda con el pulgar y exhala lentamente por la fosa nasal derecha
    Luego inhala por la derecha y exhala por la izquierda.

Se trata de una vuelta; después de un par de rondas de una manera muy relajada, puedes medir la longitud de tu inhalación y exhalación. Ajusta tu respiración, de modo que al final sea aproximadamente el doble de largo que tu inhalación. Para ello, puede que tengas que reducir tu inhalación en lugar de prolongar tu caducidad. Es importante no forzar el proceso; permite que el aire se deslice muy suave, cómodo y lento. Después de unos cinco minutos, termina la ronda actual y relájate.

Ahora dirige tu atención a tu respiración natural y concéntrate más en la respiración saliente. Fácilmente y sin esfuerzo, debes estar consciente de la respiración saliente y la pausa natural al final de la espiración. No trates de forma deliberada de cambiar el patrón natural de la respiración de ninguna manera. Cada vez que tu mente se distraiga, tratar de volver a concentrarte en la respiración saliente. Continúa durante 5 hasta 10 minutos y luego relájate; descansa y disfruta de la sensación de paz.

También puedes utilizar la respiración alterna de las fosas nasales, si te despiertas en medio de la noche y no puedes volver a conciliar el sueño.

Aquí os dejo un vídeo que suelo ver a menudo para relajarme y controlar las emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *